Cloud computing sysmiami

La Nube: Mitos y Verdades

En la actualidad cada vez se usan mas las siglas XaaS («Algo» como Servicio) y es que es una realidad. La tendencia de adquirir en modalidad outsourcing todo aquello que la compañía considera como marcha corriente y que teóricamente no aporta valor al negocio es una alternativa válida, pero…

  • Vale la pena simplemente desentenderse de la carga operativa y entregarla a un tercero?
  • Que ocurre cuando se presenta una falla que antes con los recursos «inhouse» se solucionaba en minutos y ahora se convirtieron en horas?
  • Es en realidad más económico tercerizar?
  • Qué hay del «know how»?
  • Es cierto que mi compañía es solo un numero para estos grandes proveedores?
Cloud computing sysmiami

Computación en la nube

Lo importante del asunto es que vale la pena analizar todas estas variables antes de tomar cualquier decisión. La tendencia generalizada nos dice que la mejor opción es concentrarnos en lo que sabemos hacer y nos genera valor, el resto debería ser manejado por expertos. Sin embargo ese proceso de entrega debe ser muy bien planeado y ejecutado, con el objetivo de mantener el control real de las operaciones de la compañía. Hay algo muy cierto en todo esto y es que la mayoría de proveedores de computación en la nube te suben a ella de manera relativamente rápida y sencilla, pero una vez se está allí, moverse o incluso bajarse no es tan fácil y esto se debe especialmente a la falta de claridad en los contratos y también al seguimiento y documentación de los cambios. La empresa prestadora del servicio suele tener total autonomía sobre el manejo de las operaciones del nuevo centro de datos y esto se convierte en un riesgo operativo para la organización.

Sysmiami Datacenter

Servidores de Sysmiami

Hay una respuesta para prácticamente todas las preguntas citadas anteriormente y es que el SLA debe ser totalmente claro y transparente para las partes. Como cliente es importante saber especialmente los «que» y los «cuando», podríamos decir que «como se ejecutan ciertas labores y quien lo hace» es algo de lo cual en la mayoría de los casos las compañías buscan desentenderse. Sin embargo es importante que el seguimiento incluya esos factores, de este modo a futuro cuando se requiera un cambio de proveedor de computación en la nube, o simplemente se desee mejorar en algo el esquema, el cliente cuenta con el acceso a una base de conocimientos  (knowledge base o «know how») que pueda entregar a la nueva compañía encargada, facilitando así la transición y minimizando los riesgos.

idea solucion sysmiami

Entonces la respuesta obvia ante la pregunta «vale la pena ir a la nube?». Definitivamente SI, de eso no hay duda, hoy por hoy incluso las personas del común ajenas al mundo tecnológico reconocen las ventajas de este tipo de esquemas. Pero esa respuesta debe complementarse con un manejo adecuado del proyecto y la contratación para evitar que el viaje hacia y a través de la nube se convierta en un vuelo a la deriva.